Home / Kids / Crecer sanos, crecer felices.
en Kids

Crecer sanos, crecer felices.

Sabemos que ser papás es uno de los retos más complicados a los que debemos enfrentarnos, por ese motivo os dejamos varios consejos que esperamos que os ayuden en esta tarea tan importante y, a la vez, tan gratificante.

  • Fomenta los buenos hábitos. Es recomen- dable que los niños tengan unas rutinas jadas que les permitan desarrollar hábitos saludables. Para ello, es conveniente que se respete un horario para las comidas, para dormir, para las tareas escolares y para el tiempo libre. El tiempo para las tareas escolares no debe ser excesivo y debe adaptarse a las necesidades de cada niño y del curso escolar en el que esté, teniendo en cuenta que es preferible que tengan menos horas de estudio, pero que las que dediquen estén concentrados.
  • Establece límites y normas, son necesarias. Siempre desde el punto de vista positivo, incentivando y dando mayor importancia a los comportamientos positivos que a los negativos. Es necesario que precisemos lo que queremos que hagan con frases cortas y concretas para que puedan entenderlo. Por ejemplo, en vez de decirle “pórtate bien”, debemos pedirle “coge mi mano para cruzar la calle”. Para que cada vez nos cueste menos que las cumplan, debemos ser firmes y respetar las normas que establecemos.
  • Vive los tropiezos de forma positiva. Siempre que no supongan una amenaza para su seguridad, las caídas y tropiezos sirven de aprendizaje y son necesarios para el correcto desarrollo. Si no dejamos a los niños experimentar y caerse, es posible que desarrollen ciertas inseguridades, que más tarde impidan que se atrevan a dar ciertos pasos por sí mismos. Para evitar que los niños desarrollen temor a éstas, es necesario que las afrontemos con positividad y sin alarmarnos en exceso, ya que si nos ven enfadados o asustados vivirán estas pequeñas caídas con miedo. Tras un pequeño golpe siempre podemos animarles con frases motivadoras como “no es nada campeón, ¡mira lo alto que has saltado!”
  • Permíteles ensuciarse. Las personas que en su infancia han pasado más tiempo en la naturaleza y han estado en contacto con animales tienen menos posibilidades de sufrir enfermedades y alergias. Jugar al aire libre, ensuciarse y estar en contacto con la naturaleza permite a los niños fortalecer su sistema inmune.
  • Las actividades extraescolares son beneficiosas y, si realmente les gustan, suponen una motivación para ellos. Pero éstas no deben ocupar toda la tarde, los niños deben tener tiempo para descansar y para jugar libremente, ya que si no acabarán el día agotados y no disfrutarán de las actividades como deberían.
  • Anímales a que ayuden a cocinar. Los niños que colaboran en la cocina comen mejor y no temen probar sabores nuevos. Además esto les permite estimular y crear buenos hábitos alimentarios. Para motivarles a empezar, debemos mostrárselo como una actividad atractiva y divertida y animarles a experimentar manipulando los alimentos con ta- reas acordes a su edad. Un buen comienzo sería que ayudasen en la elaboración y decoración de uno de sus postres favoritos.
  • Llévales a jugar al aire libre. El juego al aire libre sirve para el correcto desarrollo físico, sensorial y afectivo, mejora las habilidades sociales, aumenta la creatividad y les permite conocer los límites de su cuerpo y del entorno.Aprovecha el tiempo juntos para llevarles de excursión, a pasear por el campo, a la playa o a cualquier lugar divertido e incentiva que compartan tiempo con niños de su edad. Ese tiempo en familia y con amigos les llenará de experiencias que les enriquecerán y que recordarán toda la vida.
  • Motívales para que saquen el mayor partido a sus capacidades y anímales a que desarrollen todo su potencial haciendo lo que más les gusta.

Y lo más importante… ¡dales mucho cariño y tu apoyo, estando a su lado siempre que te necesiten! El vínculo afectivo entre padres e hijos es vital para su autoestima y confianza en sí mismos en el futuro.