El frío ha llegado y diciembre es uno de los meses más gélidos.

La piel se resiente y se agrieta debido a las bajas temperaturas. Incluso puede provocar el envejecimiento prematuro y rojeces. Es por eso que debemos protegerla y cuidarla.

¿Quieres saber cómo? Te lo contamos:

Protege las manos y la cara: mantenlas hidratadas, sobre todo la zona de los nudillos que tienden a agrietarse por el frío y el viento.

Te recomendamos utilizar cremas muy hidratantes que contengan aceites.

Si además las cubres con guantes, guardarán el calor y sufrirán menos.

No olvides el cuello: protégelo con pañuelos y/o una bufanda. No sólo estaremos protegiendo la piel sino que también estaremos evitando contraer un constipado.

Cuida tus labios: suelen cortarse cuando los cambios de temperatura son bruscos. Hidrátalos con un buen protector labial como los que tenemos en promoción este mes de diciembre y consigue hasta un 10% de descuento por comprar cualquiera de las referencias seleccionadas.

La hidratación: ponte crema en todo el cuerpo. Dale mayor importancia a los codos, rodillas y manos ya que son partes que se resienten con mayor facilidad que el resto.

Los cambios de temperatura: cuando son muy bruscos y pasamos muy rápido del frío al calor y viceversa, las posibilidades de que aparezcan vasos dilatados y rojeces aumenta considerablemente.

La ropa: si resides en una zona donde las temperaturas se encuentran por debajo de los 0 grados, utiliza ropa térmica y de algodón. Estas prendas conservarán el calor corporal y mantendrán la piel seca.

Por el contrario, llevar ropa demasiado ceñida puede ser perjudicial, ya que impide que la piel transpire correctamente y puede acarrear una descamación de la piel.

Evita que tu piel sufra, ¡es muy fácil!

Aplica estos trucos y cuéntanos que tal han funcionado, ¡esperamos tu opinión!