Home / Salud / Consejos y cuidados para después del parto
en Salud

Consejos y cuidados para después del parto

Después de dar a luz es normal que sólo tengamos ojos para el bebé que acaba de llegar, pero también tendremos que dedicar un tiempo para el cuidado de la mamá. Veremos en qué aspectos y qué consejos son interesantes después del parto.

Los aspectos básicos que debemos cuidar son nuestra alimentación, intentando que sea lo más equilibrada; nuestra piel, ya que ha sufrido muchos cambios durante el embarazo; y por último, intentar retomar la actividad física.

Alimentación

  •  Evitaremos el estreñimiento si tenemos una dieta rica en bra, como cereales, frutas (con su piel bien lavada) y verduras.
  • Necesitamos alimentos ricos en hierro como la carne, el pescado, los huevos y las legumbres, además podemos añadir alimentos ricos en vitamina C que ayudan a la absorción del hierro.
  • Toma un mínimo de tres raciones diarias de alimentos con calcio (leche, queso o yogures)
  • Añade a tu rutina beber un par de litros de agua al día y algún zumo.
  • No es nada aconsejable seguir dietas de adelgazamiento en los meses de lactancia.

Cuidados de la piel

  • Aplica una crema anti-estrías en las zonas más im- portantes, que son el vientre, las caderas y el pecho. Y hazlo dos veces al día, mañana y noche.
  • Vamos a recuperar la elasticidad de la piel gracias a aceites vegetales, como los de almendras, aguacate, de argán, centella asiática o la reconocidísima rosa de mosqueta.

    • Aunque tras el parto desaparecerán las posibles manchas que hayan aparecido en el rostro, siempre es bueno realizar una buena limpieza facial con un jabón específico para tu tipo de piel y aplicar una buena crema hidratante.

Ejercicio

Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio físico después de dar a luz, debes consultar con tu médico. Los consejos que aquí ofrecemos son generales (partos sin cesárea), pero cada caso particular debe ser autorizado y recomendado por el doctor

• Realiza los ejercicios de Kegel para recuperar la fortaleza y tonificación de los músculos de la vagina y alrededores. Se trata de contraer y relajar los músculos de esa zona repetidamente, unas 30 veces. Hazlo un mínimo de cuatro veces al día.

• A partir de una semana después del parto se pueden realizar caminatas, de unos 30 minutos, tres veces a la semana. Poco a poco podrás ir incrementando la intensidad.

• Puedes nadar en la piscina, haciendo dos o tres largos sin demasiada intensidad.

• Nada de ejercicios “duros” como aerobic o spinning, mejor empieza por algo más suave como yoga o pilates.