¿Hay que bañar al bebé como un adulto? ¿Es bueno bañarlos con frecuencia? Y si tienen la piel atópica, ¿cómo afecta el baño a su piel? ¿Qué recomienda la Academia de pediatría? Te lo contamos…

Hay quien cree que el baño del bebé a diario es algo inexcusable, programado y casi sagrado. Pero varias teorías pediátricas aseguran que no es necesario -ni recomendable- bañar todos los días a tu bebé.

Algunas de estas teorías, incluso relacionan el au­mento de las afecciones pediátricas de la piel con un exceso de higiene en el bebé y el niño. La Academia de Pediatría afirma que el exceso de higiene puede reducir las bacterias naturales protectoras y hacerlos más vulnerables a infecciones y erupciones cutáneas.

Si tenemos en cuenta que un bebé ni se ensucia ni suda ­tiene menos glándulas sudoríparas­ como un niño o adulto, además la piel tiene sus propios sistemas de limpieza y la frecuencia o duración de los baños, más algunos jabones pueden irritarla.

BAÑO Y ATOPÍA

En el caso de bebés con dermatitis atópica hay limi­ tar el contacto con el agua, que reblandece las lesio­nes: ducha mejor que baño, sin frotar y utilizando geles y cremas emolientes (geles de baño de pH ácido).

EL BAÑO DE 0 A 12 MESES

No es aconsejable bañar al bebé a diario; su piel, más na y permeable que la de los adultos, es más delicada y vulnerable.

Al nacer (y antes de nacer), la piel de los bebés gene­ ra una capa ácida protectora de grasa, sudor y gérme­nes. Dicha capa es vulnerada con el baño frecuente y el uso de determinados jabones y geles.

La zona que requiere más higiene y de forma diaria es la zona del pañal, que con el roce, la falta de transpirabilidad, la humedad, y las bacterias y enzimas de heces y orina, se irrita y genera una dermatitis con­tinua. Esencial utilizar en cada cambio de pañal una crema balsámica que alivie, calme y repare.

Otras zonas a limpiar especialmente aunque no bañe­mos al bebé son cuello y zonas de la piel con pliegues (axilas, tras las rodillas ingles…) porque aquí se acumu­la suciedad, sudor… Pásale una toallita con aloe vera que además de calmar ayudará a su reparación.

No hay que obsesionarse con el baño. Mejor crear un momento de relax y placentero con la higiene, pero no necesariamente debe ser diario. Tres o cuatro veces por semana es suficiente, pero cada madre y cada padre conocen a su bebé y cada bebé tiene sus necesidades.

Para el bebé escoge productos siempre en Farmacia -nunca te equivocarás- suaves, no perfumados, preferiblemente libres de sustancias químicas que son agresivas con la piel, conservantes… y con pH neutro y toallitas específicas o manopla suave.