Home / Bienestar / Un extra de diversión en la cama ¿Cómo empezar?

Un extra de diversión en la cama ¿Cómo empezar?

Todos sabemos que con el tiempo, el estrés del día a día y todo en lo que se mantiene ocupada nuestra mente a diario, es difícil que dejemos espacio para la creatividad y la espontaneidad, más aún si hablamos dentro del terreno sexual.

Somos plenamente conscientes de esto pero, a la vez, nos quejamos porque nos encantaría tener más encuentros y, a ser posible, que estos fuesen más divertidos. La pregunta es ¿por dónde empezar? En este artículo vamos a ver 4 consejos sencillos para que nuestra vida sexual sea mucho más interesante y pase a un primer plano, tal y como verdaderamente desearíamos.

  •  No lo dejes para última hora. Siempre cumpli­mos con todas nuestras obligaciones diarias, in­cluso adelantamos alguna más para “tener menos tarea mañana”, pero ¿cuánto tiempo dedicamos a descansar y desconectar? ¿cuánto tiempo nos dedi­camos a nosotros mismos? De este tiempo, ¿cuán­ to dedicamos a nuestra vida sexual? La respuesta suele ser “muy poco”. Ser consciente de que debemos dar prioridad a nuestro bienestar, a la conexión con nuestra pa­ reja y a nuestra vida íntima es importantísimo. ¡No lo dejes para última hora cuando ya estéis dema­siado cansados! Busca los momentos para que pueda surgir la ocasión y prográmalos si es nece­sario. Desecha la idea de que si no es espontáneo, no es romántico.
  • No hagas siempre lo mismo. La rutina se instaura en nuestro día a día y, precisamente nuestra sexuali­dad es la que más se ve afectada por hacer siempre lo mismo y de la misma manera. Hacer algo diferen­te, cualquier cosa, marcará la diferencia: el lugar, el momento, la forma de tocarnos o de hablarnos… ¡todo vale, anímate!

Cuida tu salud sexual. También al nivel más íntimo mantén una buena higiene y una estética con la que te sientas cómodo. Aliméntate bien, descansa suficiente y cuídate con ejercicio físico.

En cuanto a este último punto, el ejercicio que nos ayu­da a cuidar nuestra salud sexual es aquel relacionado con el cuidado del suelo pélvico. Una ayuda para lograr esto sin esfuerzo, por ejemplo, son las bolas chinas, que ayudan a mejorar la actividad sexual femenina.

  • Tómatelo con calma. No siempre puede surgir la chispa rápidamente. Con el paso del tiempo nues­tro cuerpo comienza a funcionar con más lentitud y, aun siendo jóvenes, cuando ya llevamos un tiempo largo en pareja la ausencia de novedad hace que ne­cesitemos ir más poco a poco. Por ello la preparación previa, una buena estimulación y una buena lubricación se vuelven esenciales. Puedes alargar los preliminares con más juegos y caricias, como por ejemplo con un masaje sensual, que sea perfecto para preparar vuestros cuerpos, relajaros y estimularos.  Los lubricantes también son unos aliados estupendos para mejorar las relaciones, sentir más y que las relaciones nunca resulten incómodas. Además de lubricar también sirven para masajear y aportar sa­bores diferentes, por lo que también te ayudarán a crear encuentros con nuevas sensaciones.

Como ves, darle un extra de chispa a tu vida se­xual es más fácil de lo que parece, solo tienes que proponértelo.

Rompe tabúes, ponte manos a la obra y verás como con pequeños gestos puedes lograr grandes cambios.